lunes, 8 de octubre de 2018

Pensamientos positivos para combatir el estrés


El estrés y la preocupación sobre tu trabajo son dañinos para la salud ya que pueden causar problemas emocionales y físicos. Además, el estrés crece, se alimenta. La preocupación excesiva es el elemento principal del ciclo vicioso de tensión: las sensaciones físicas de los músculos tensos, dolor de cabeza y el insomnio pueden llevar a pensamientos estresantes y catastróficos que agravan los síntomas físicos creando un ciclo de tensión. Muy pronto, solamente el pensar en prepararte para un proyecto o una junta dispara todos los síntomas de estrés además de un deseo impresionante de evitar hacer nada.

Pero, tú puedes aprender a evitar estos pensamientos de estrés y reemplazarlos con pensamientos “destructores de estrés”. Cuando sientes el estrés, ¿qué mensajes estás mandándote a ti mismo? ¿Son de alarma o son de felicitación? Puedes disminuir tu estrés aprendiendo a hablarte a ti mismo. De esto se trata los pensamientos “destructores de estrés”, poner a tus pensamientos en línea. A continuación te presentaremos algunas preguntas de personalidad para que te ayuden a pensar en ti mismo y en como el estrés afecta mucho tu vida.

¿Sientes una presión constante de tener éxito?¿Te críticas a ti mismo cuando no eres perfecto?¿Sientes que no has hecho lo suficiente no importa que tanto hayas trabajado?¿Sientes que tienes que tener control sobre todas las situaciones?¿Te preocupa la impresión que tengan los demás cuando te pones nervioso?¿Sientes que una falta de control es una señal de debilidad o de fracaso?¿Puedes delegar proyectos a otras personas sin sentirte incómodo?¿Tu auto-estima depende de la opinión que otros tengan sobre tí?¿Evitas trabajo debido a que sientes que pudieras decepcionar a tu jefe?¿Eres mejor cuidando de otros que de ti mismo?¿Sientes que nunca puedes hacer tan buen trabajo como otras personas?¿Te sientes como un impostor cuando te dicen que tu trabajo es bueno?


Si contestaste afirmativo a algunas de estas preguntas indica que puedes trabajar sobre tus pensamientos para vivir una vida con menos estrés. Experimenta. Trata de actuar de una forma opuesta a tu comportamiento normal. Evalúa los resultados. Por ejemplo, si te sientes abrumado por tu necesidad de controlar todo, delega una tarea a una persona y observa las consecuencias. Toma conciencia de cómo tus pensamientos estresantes afectan tu comportamiento. Reemplázalas con pensamientos realistas y pensamientos menos estresantes.

Consejos para combatir el estrés


Mantén un diario de las situaciones más estresantes que has vivido y califica tu nivel actual de estrés de 0 (más relajado) a 10 (mas estresante). Comienza a monitorear tu estrés y tus pensamientos durante y después de algunos eventos o situaciones estresantes. Conforme comienzas a observar tu nivel de estrés, notarás que estos niveles son constantes.

Notarás que tus niveles de estrés aumentan cuando te concentras en pensamientos alarmantes pero estos niveles bajan cuando tu atención se enfoca a otras áreas. Esto te demuestra que una forma de reducir el nivel de estrés en tu vida es comenzar a concentrarte en pensamientos positivos libres de estrés.

El reemplazar los pensamientos negativos con pensamientos positivos requiere de mucha práctica. Repasa los hechos. ¿Cuáles son tus datos?, ¿Existe otra forma de visualizar la situación?, Si no es así, entonces ¿qué es lo peor que puede pasar? Estas son algunas situaciones comunes en el trabajo para ayudarte a practicar:


  • Pensamientos Estresantes: “Nunca terminaré este proyecto a tiempo”.
  • Pensamientos Positivos: “Si me mantengo enfocado y hago un paso a la vez, podré avanzar y tener resultados”.
  • Pensamientos Estresantes: “Mi jefe no me dijo buenos días esta mañana. Probablemente no le agrada mi trabajo”.
  • Pensamientos Positivos: “Estoy haciendo conclusiones muy rápidas. Mi jefe pudo haber estado de mal humor. Todas mis evaluaciones siempre han sido positivas, si no recibo negativas, asumiré que mi jefe está contento con mi trabajo”.
  • Pensamientos Estresantes: “No puedo olvidar el error que cometí en la página 53 del reporte. Todos están decepcionados de mí”.
  • Pensamientos Positivos: “Nadie es perfecto, hice lo mejor que pude. Estoy exagerando, un error en todo el reporte está bien”.


domingo, 7 de octubre de 2018

Disociar alimentos, una fórmula segura para bajar de peso


Una de las dietas más extendidas actualmente es la dieta disociada, denominada así porque su fundamento es la disociación, es decir, la separación de nutrientes que, consumidos en conjunto, según los principios dispositivos, aportan más calorías que si se toman solos. Se basan en este principio dietas como la Montignac, la antidieta, la Shelton o la Antoine.

Se trata de no mezclar, en la misma comida especial para personas con diabetes, hidratos de carbono y proteínas. La fruta se toma siempre separada de la comida, y sin mezclar tampoco las dulces con las ácidas. Los yogures y frutos secos, sin embargo, combinan bien con todo.

Sí está restringido el uso de frituras y salsas grasas, recomendando mejor cocinar a la plancha, al horno o al vapor, y aliñar con aceite de oliva y ajo y perejil u otras especies para aportar sabor a los efectos secundarios de la metformina. Su éxito radica, entre otras cosas, en que no existen alimentos prohibidos, por lo cual se puede comer de todo, solo que repartido de otra manera.

Los principios básicos de la definición de diabetes, no son complicados de seguir. Un menú disociado propone, por ejemplo, desayunar café, o fruta y zumo, o unos huevos revueltos; para almorzar, dos piezas de fruta a elegir o fiambre magro; en la comida, una ensalada o verduras salteadas o hervidas, filete magro a la plancha o pollo asado, o arroz y pasta.

En la merienda, fruta o frutos secos, y para cenar, un caldo vegetal, verduras salteadas y pescado a la plancha o huevo duro o revuelto. Pero como todo, tiene sus inconvenientes.

También recuerdan que muchos alimentos contienen tanto proteínas como carbohidratos, como la leche, las legumbres o los cereales, y que lo que engorda no es comerse un filete con patatas, sino el alto aporte calórico del plato en su conjunto. Como siempre, en cuestiones de salud lo primordial es ponerse en manos de profesionales.