martes, 18 de septiembre de 2018

¿Qué es la toxina botulínica para Hombres?



Con el transcurrir del tiempo y el efecto de las arrugas, el uso de la toxina botulínica ha adquirido una mayor experiencia, haciendo evidente la importancia de los músculos faciales en la comunicación y expresión de las emociones.

Las tendencias actuales del tratamiento, proporcionan al paciente una apariencia descansada, natural y rejuvenecida.

¿Quiénes se atreven?

Cuidarse no necesariamente es sinónimo de feminidad, hoy en día los hombres exitosos y emprendedores, también buscan recursos estéticos para verse y sentirse bien.

No hay escala social y cultural que se escape a la necesidad de verse bien, e indudablemente recurran a la búsqueda de la estética.

Desde hace algún tiempo, se reconoce la importancia de la imagen personal en nuestra interacción social, pues vernos bien es sinónimo de salud y aceptación, con los consecuentes beneficios que esto pueda representar, y los hombres no son ajenos a esta realidad.

Ya la proporción de hombres y mujeres en los gimnasios se ha igualado, estos han comenzado a cuidarse la piel, usando hidratantes y protegiéndose del sol.

La toxina botulínica se ha popularizado enormemente entre la población masculina, eliminando arrugas dinámicas y así obteniendo un rostro fresco y rejuvenecido.

¿Dónde se aplica?

Si nos paramos frente a un espejo y fijamos nuestra atención a la cara, podemos apreciar que al realizar ciertos movimientos faciales irán seguidos de la aparición de arrugas.

Por ejemplo, si frunces el ceño aparecerán arrugas entre las cejas, en caso de que te rías notaras las famosas patas de gallo.

Estas arrugas son conocidas como dinámicas, ya que solo aparecen al contraer ciertos músculos o grupos musculares.

Y es allí, donde actúa la toxina botulínica, relajando los músculos y evitando así la aparición de las arrugas dinámicas. Frente, patas de gallo, mentón, entrecejo, cuello y región perinasal.

El efecto relajante de la toxina botulínica sobre la musculatura, tiene una duración que va de cuatro a seis meses.

Este tratamiento se aplica también para controlar la hiperhidrosis, entiéndase como la sudoración excesiva, por ejemplo la axilar.

La aplicación de la toxina es altamente efectiva en el tratamiento de la parálisis espástica en los niños, es decir su aplicación no tiene edad, pero con fines estéticos debe usarse solo cuando es requerido. De esta manera cuidaras tu salud y evitaras sufrir alguna reacción adversa.

Si tienes 20 años y solo aparecen arrugas al fruncir el ceño, puede aplicarse sobre esta área sin ningún problema.